Le Corbusier y sus diseños vanguardistas

Le Corbusier y sus diseños vanguardistas

Los muebles de diseño de Le Corbusier son un todo un icono y un objeto de deseo para todos los amantes de la decoración y del mobiliario vanguardista de principios del siglo pasado. Para este arquitecto y diseñador de origen suizo, afincado en Francia hasta su muerte en 1965, la casa debía ser un lugar donde vivir, basado en la funcionalidad y el minimalismo. Este concepto de hogar, ideado por Le Corbusier (en colaboración con el artista Amédée Ozenfant) como 'máquina de vivir', sentó las bases de lo que sería en adelante un estilo de vida.

Esta idea de hogar tan basada en la practicidad y en la eliminación de detalles decorativos innecesarios, también se trasladó a su manera de diseñar su línea de muebles, concretamente tus sillas, sillones y sofás, tapizados en cuero o piel natural. La misma racionalidad y simplicidad, que aplicaba al diseño de sus edificios, también la trasladaba a sus muebles, cuyo secreto del éxito residía precisamente en la funcionalidad y en la belleza pura de lo minimalista. Prueba de ello, fue una de sus primeras creaciones: la Silla LC1 (1928), realizada en colaboración con Pierre Jeanneret y Charlotte Perriand, ambos también, diseñadores y arquitectos.

Pese a lo que pueda parecer, sus sillas, sillones y sofás, y éste en concreto, parecen rígidos y duros, pero no lo son en absoluto. Al diseñarlos, este trío de arquitectos y diseñadores, pensó en todo. Para garantizar la máxima comodidad y adaptabilidad al usuario, realizaron estudios antropométricos, que les ayudaron a escoger los materiales correctos, a darle la inclinación correcta al respaldo y al asiento, y a ubicar los brazos de cuero a la altura más adecuada, de acuerdo con la postura de la espalda y las piernas.

Otro de los modelos más confortables y atractivos, diseñados por Le Corbusier, Perriand y Jeanneret, fue la chaise longue LC4 (1929). Como en el caso anterior, escogieron el tubo de acero (tan de moda en la época modernista - Bauhaus), para crear una estructura curvada con un asiento muy cómodo, adaptado a la ergonomía perfecta de la espalda y las piernas. Este modelo de chaise longue basculante nos permite deslizarla sobre la base y colocarla en cualquier posición (más recostado y con las piernas levantadas, o viceversa).
Al armazón de metal, van ceñidas una serie de cinchas elásticas, que aportan adaptabilidad y flexibilidad a la pieza. Asimismo, para ofrecer un descanso óptimo al cuerpo, incorporan una especie de colchoneta y espuma, recubierta con una funda independiente de piel de potro, de vaca o cuero en negro o beig, sujeta mediante correas a los tubos de acero. Además, lleva incorporado un cojín reposacabezas de rulo, también, tapizado en cualquiera de los materiales mencionados, a conjunto con la funda o bien, en otro tono distinto. El resultado es una pieza muy elegante y cómoda, que quedará perfecta en un rincón del salón, del despacho o de tu dormitorio.

 

Deja un comentario